En verano, a todos nos encanta realizar actividades al aire libre y más, si tienes la posibilidad de manejar una moto de agua o de alquilar una. Para que podamos pasar un tiempo agradable conduciendo sobre las olas del mar, hay que procurar mantener la moto de una forma óptima. Lo conseguiremos si seguimos una serie de indicaciones.

Los manuales de las diferentes marcas nos dan varias pautas sobre el mantenimiento que hay que realizar. En ocasiones, aunque cumplas estrictamente esos pasos, puedes encontrarte con algunos problemas ocasionales.

Si después de arrancarla dentro del agua tu moto no funciona, lo ideal es que la limpies con una manguera de agua dulce y verifiques que no se trate de alguno de estos problemas básicos:

Si la has dejado invernando, es decir , guardarda durante cierto tiempo en invierno, es necesario comprobar la batería. Si al arrancar ves que no funciona, será necesario poner la batería a cargar de forma lenta con un cargador inteligente. Después de un día, y de comprobar que está en estado óptimo, podemos salir a navegar.

Si la batería funciona correctamente, el fallo mecánico puede estar en el motor. Muchas veces, éste se encuentra ‘gripado’, es decir, que algún componente está bloqueado o agarrotado por un sobrecalentamiento. La solución pasa por cambiar el origen del problema: los pistones, cilindros, el cigüeñal o el kit de juntas… ¿Lo mejor para saber que hay que cambiar? consultar a un profesional antes de aventurarnos en las reparaciones.

Si ya has empezado a navegar con la moto y notas algo extraño a la hora de manejarla , comprueba que el eje de la turbina no haya enganchado ningún cabo u otro objeto flotante. Para desengancharlo de la turbina, prueba a quitar las bujías del motor y tira de la cuerda o red. Si así no se puede sacar, córtala a trozos y vuelve a montar el sistema.

A pesar de que estos fallos son comunes, y en ocasiones pueden tener fácil solución, antes de intentar arreglar cualquier avería básica por ti mismo, consulta a los profesionales. Para evitar sustos lo mejor es que hagas revisiones periódicas de tu moto de agua. Para ello acércate a Jetandbike y ¡navega con total seguridad!